Patín

Si Pitufina anduviera en patines, patinaría en Comunidad Rural. Las chicas de patín de "La Comu" le otorgaron el honor de que sea su mascota. Con un pintoresco equipo deportivo, una bandera que representa a la institución y la presencia de la mascota Pitufina, las chicas pisan fuerte en la actividad. En 2011, más precisamente en el mes de Marzo, esta actividad sobre ruedas ha pasado a integrar el listado de ofertas deportivas en el Centro de la Comunidad Rural de Los Hornos.

Todos los Martes y Jueves, a partir de las 18hs. y durante una hora y media, el polideportivo se convierte en pista de patinaje. Todo comienza cuando el personal del club se encarga de limpiar el piso para que quede impecable, lo que evita futuros accidentes con los patines e indefectibles caídas. Así, con la pista totalmente limpia, el lugar está preparado para recibir a las chicas. Si bien la actividad se plantea mixta, han sido mujeres las que se incorporaron a practicarla. Un requisito fundamental para aprender a patinar, es tener de tres años en adelante porque un niño o niña que no domine bien la tarea de caminar, difícilmente pueda dominar los patines.

Además, como toda actividad deportiva siempre es recomendable un chequeo médico, previo. Lo que se busca es, además del aprendizaje lógico, que este deporte sirva como recreación. Están aquellas niñas que sólo desean concurrir para aprender y no competir y están las que compiten. Dentro de la posibilidad de competición, Comunidad Rural pertenece a la Liga de Patín Platense. Esto posibilita que la entidad participe en los eventos competitivos de La Plata. Y la institución ya cuenta con campeonas en la actividad, lo que junto con la convocatoria permanente y progresiva es motivo de satisfacción.

Gisela Gigli es quien acompaña en cada encuentro el aprendizaje y la recreación con un correcto uso de los patines y los movimientos a realizar, lo que incluye el cuidado físico de las deportistas. Así, el desarrollo de una clase se basa en: el precalentamiento y la elongación, para recién después comenzar a patinar. Las niñas que participan en competencias practican sus coreografás. La elongación también se lleva a cabo al final de cada clase lo que permite un correcto cuidado físico. Las categorías de competencia son: incentivación. pre debut, debut, cuarta C, tercera C, segunda C, primera C y precisión. Lo que se tiene en cuenta para el otorgamiento de puntos en cada competencia es: como se patinó, la coreografía y la compaginación entre la música y la ejecución de la coreografía.

La sincronización también se da con el equipo de trabajo que está detrás de la actividad. Es decir, la profesora articula su trabajo con un grupo de padres que se encarga de los temas administrativos. La inscripción de las chicas, la difusión de la actividad, la compra de insumos, entre otros, son fundamentales para el desarrollo de este deporte. Tal es así que los referentes en Comunidad Rural son Daniel Francetich y Alejandro Iasi, padres de niñas que practican la actividad. A ellos se suman sus esposas y otras familias como Licciardello y Siciliano.