Es nuestro regalo por los 50 años de Comunidad Rural

Nota del Díario Hoy - 22/06/2017
Las palabras pertenecen a Darío Sánchez, jugador del equipo de Los Hornos, que este sábado ante Tricolores dará la vuelta olímpica

Comunidad Rural sorprendió a todos en Los Hornos: a los de la propia barriada, donde tiene el predio y la cancha, en 66 y 174, pero también a los de más allá, como los de San Martín y Fomento, quienes miraron asombrados su campaña en este primer semestre. El club, fundado en 1967, recién en 2005 se metió en el fragor de la Primera de Liga Amateur Platense. Hoy, a poco más de una década, disfruta de haber alcanzado una chance para lograr el ansiado ascenso.

“No fue fácil armar el plantel y eso ocurrió porque el club está lejos del centro, pero así y todo algunos respondieron el llamado”, narró Luis Cruz, quien decidió tomar el equipo cuando estaba de “capa caída”, arrastrando el duelo por la muerte súbita de un querido jugador. “Vine para llenar un vacío, me había ido de San Martín, lo que para mí fue como dejar a una novia”, poetizó Tito, el DT, quien también mencionó al coordinador Juanjo Tejada, hombre del club, que “acercó a bastantes pibes”.

El sábado escribirán el capítulo trece, que cerrará el torneo ganado, cuando jueguen con Tricolores en condición de local. Así podrán dar la vuelta olímpica formal, ya que el 20 de junio se hicieron acreedores del “premio” que los puso en una final. “Seguimos por internet el partido entre Malvinas y Olmos, pero cuando recién empezábamos a festejar, Tito se bajó del auto con las pecheras y nos mandó a entrenar”, contó a diario Hoy el jugador Jonathan Dalfitanzi. Apenas dejó que fueran “veinte minutos a dar una vuelta por la avenida 137”. Según el arquero Juan Pablo Zapatel, “lo que buscó Cruz fue un equipo con técnica, algo indispensable para estar arriba”. Por su parte, José Cepedano destacó el arribo de un “grupo humano que se mezcló bien con los que ya estaban en el club”. En el tema de la motivación, señalaron a Pablo Sters como “culpable” de ese estímulo extra.

La Plaza Moreno fue sede de la nota con estos “pibes”. Estuvo el trío formado desde la niñez y que anteayer festejó por duplicado: Darío Sánchez, Eduardo Catalán y Luciano Fioravanti, quienes integraron la 1990, 1993 y la 2001 de esta entidad. “El próximo 6 de agosto se cumplirán 50 años de la fundación y este es nuestro regalo”, se entusiasmó Sánchez.
“Solo perdimos dos veces: las dos de visitante y 2 a 1, con Unidos de Olmos y Argentino Juvenil de City Bell”, recordaron Sters y Zapatel, pilares del sector defensivo, mientras caminaban con la camiseta de diseño similar a la de Los Pumas. Piris habló poco, pero fue de esos que jugó mucho, y ahora lo pretende ADIP para el Federal B. Según Catalán, “el martes fue un sueño para los que empezamos en cancha de 7 desde LISFI”.
En un rincón de La Plata, que para muchos jugadores queda “muy lejos”, ya se palpita una vida en Primera.

Un buen motivador, reconocido en San Martín

El entrenador Luis Cruz sabe dar charlas con metáforas, de esas que en el barrio causan carcajadas. Para graficar cómo lo tratan en la nueva institución, expresó: “Si les pedís un perro verde, te lo traen al instante”. Luego se enorgulleció de haber podido convencer “a los tres mosqueteros”, que habían sido campeones en equipos como Brandsen y San Martín. “El primero en venir fue Andrés Piris, luego Martín Argüello y el último fue Martín Tamone”.
El coach de la Comu también hace docencia en el fútbol, dentro de Estudiantes de La Plata, formando parte de la Escuelita. En su fiebre futbolera, siempre suele dar un paso más, como entrenar en plenos festejos. “Es que esto es largo y no se ganó nada”, tiró Cruz.

En 2009 se ubica el único antecedente en definiciones que Comunidad Rural registra, cuando la chance de subir se le escapó en una Promoción. Ese año ascendieron Plátanos y Asociación Iris. Perdieron dos partidos (ambos 3 a 0), primero con Iris y luego la Promo con Villa Montoro.

Algo de historia

La institución nació producto de las necesidades sociales de un área rural en un tiempo en que escaseaban los medios de comunicación y los servicios. “En aquellos años, los 60, los convocados coincidieron en que era prioridad la creación de un ámbito de asistencia sanitaria y para tal fin trabajaron con esfuerzo. Gracias a la señora Mara Daca de Morandi y a Alicia De la Canal de Morandi, se consiguió el espacio que más tarde fue la actual Salita nº 16”, explicó el historiador Eduardo Morales.
El lugar de reunión fundacional fue en la quinta de Ulderico Agostinelli (un fundador). Con una histórica suelta de globos, se dio paso al primer día de vida, siendo presidente de la institución Anselmo Franceschini.